La vida contada o cantada en canciones

Imagen Maná

Las letras de canciones se ajustan tanto a situaciones vividas que parecieran escritas a partir de ellas. El escuchar músicas traslada a momentos que si bien uno no los olvida, los revive mejor cantando. Es así que se crean vídeo clip en las mentes, donde cada uno coloca sus actores y lugares.

En mi caso Maná suena describiendo la gracia de conocer al amor de mi vida, cuando revive el momento en que nos conocimos:

“Bendito el reloj que nos puso puntual ahí, bendita la coincidencia.. “

Vivíamos en países distintos, solo de paso estaría en el suyo, pues estaba en el camino para llegar a mi destino. Llegando a la terminal, pregunto la hora a la compañera de asiento y sorprendida caigo en la cuenta de la diferencia horaria entre las zonas, lo que debía ser una hora para hacer trasbordo de colectivos no era tal, la hora de llegada era la misma que el de salida.

Confundida aún, baje del colectivo y corriendo como pude, entre maleta y bolso, llegue hasta la boletería. Un retraso de 5 min de la otra unidad me permitió comprar aún el boleto. Sonrió el vendedor al verme tan aliviada, y mientras completaba mis datos, a su lado lo vi pasar saliendo de la boletería.

No vi bien su rostro en ese momento pero, sus pasos firmes, ese aire de engreído y dueño del mundo, un vestir perfecto, con un uniforme de camisa blanca, corbata y pantalón verde musgo, ni una arruga, todo en su lugar, cabello no muy corto pero con corte varonil, bien afeitado, y sus más de metro ochenta llamaron mi atención.

El pasó a mi lado y quede pérdida en ese instante eterno sintiendo su perfume que me invitaba a seguirlo. No se fijó en mí y yo trate de hacer como que no le di importancia al pasar. Mas lo vi y no puedo negar que me impacto como nunca nadie antes.

Volví en mí cuando el vendedor me indico el andén y que en ese momento saldría el colectivo. Maleta y bolso nuevamente al viento en mi carrera contra el tiempo. Llegue agitada a la puerta de acceso y levante la mirada para pasar mi boleto al chofer y allí, el instante y el lugar donde el dicho para mí se hizo realidad: Amor a primera vista.

Lo más bello, lo más puro del amor todo en esa sonrisa y esa mirada.. Era él y esta vez sí vi su rostro, escuché su voz y logre contestar también sonriendo.

Tiempo después cada uno describió ese momento. Y tan intensos también describimos otros, hasta llegar hoy a un amor eterno. Y como puedo tan segura hablar del amor eterno? Tema para otro relato.

Lo cierto es que, desde entonces y por siempre, esa sonrisa y esa mirada están en mí, y con ellas vivo enamorada.
Como inicia el amor? Cientos de historias de amor leí, otras tantas me contaron y muchas más imagine vivir, más nunca lo esperado se acerca a la realidad que siempre supera las expectativas.

Así empezó para mí, así empezó para él, la más bella historia de amor, cantada y contada con un:

“Bendito el lugar, bendita la coincidencia.. “

Gracias Maná…

Texto enviado por Silana

Comments

comments