Para que vives?

La siguiente historia narra lo acontecido con Diógenes de Sinape o conocido como el cínico por la corriente filosófica que propagaba con sus discursos provocadores y su estilo de vida sencilla. De el se recuerdan numerosas historias y anécdotas, algunas reales y otras fantasiosas, pero que siempre han dejado un mensaje para sus seguidores.

Escrito por Zerep

Por ejemplo, un día el rey Alejandro Magno se detuvo antes de ir a la conquista, ¿al verlo sentado a orillas del rio se detuvo se puso frente a él y le dijo que hago por ti? ¡a lo que Diógenes respondió quítate de enfrente! me tapas el sol!!

No tenía pelos en la lengua ante quien sea.

Pero una de las anécdotas, más significativas y que mejor lo grafican a Diógenes es la de aquel día cuando el salió caminando con un celemín o lampara en la mano, a plena luz del dia.

La gente al verlo se mostró sorprendida y algunos se mofaban de el, se burlaban de que pudiera llevar una lampara en un dia a pleno sol.

-hey viejo loco que haces con una candela a plena luz del dia

-estas mal?! y se reian de el

Cierto ciudadano lo detuvo y le dijo..Diógenes que pasa contigo? a lo que respondió

-busco un Hombre!!!

-Quee?? Le respondió aquel ciudadano

-Si!! Busco un hombre siguió diciendo Diógenes

-Qué Hombre? ¿Alguien en especial? ¿Algún familiar, conocido tuyo?

-Nooo!!…… ¡¡Un hombre!! Un hombre que sepa quién es y que hace en esta vida, ese es el hombre que busco!! Un hombre de verdad o una mujer de verdad es aquel o aquella que sabe quién es y su misión en esta vida. ¡¡Que sopesa su realidad!!

-No te entiendo Diógenes, explícate mejor, respondió el ciudadano algo confundido y sin entender.

– ¿Cuéntame buen ciudadano, para que vives? Continúo diciendo Diógenes

-Que para que vivo?? ¿Vamos Diógenes, que preguntas haces? ¿Que para que vivo? Y el ciudadano se quedó pensando por unos minutos…..Ya se?? Dijo…..yo vivo para levantarme cada mañana y hacer las tareas que tengo que hacer!!! Dijo sonriente

Diógenes le dice, y cuando terminas tus tareas que pasa? ¿Para qué vives?

-El ciudadano queda más que sorprendido y dice ….eehhh pues yo después vuelvo a mi casa y estoy con mis hijos y le hago el amor a mi esposa y estamos ahí hasta cenar y luego dormir

-Diógenes le dice nuevamente, entiendo, y al día siguiente para que sigues viviendo? para volver a hacer lo mismo, que pasaría si se viniera una tormenta, Zeus no lo quiera, pero cayeran a pedazos tu casa y tu familia se muriera, para que seguirías viviendo?

-Que dices?? ¿Estás loco? ¿Como deseas el mal de esa forma?

-Noo!! ¿No te deseo el mal, pero quiero que entiendas que pasa si ellos ya no están en tu vida por la circunstancia que sea para que vives?

-Entonces el ciudadano se quedó pensativo y dijo no saber la respuesta,

-Vuelve el día que tengas la respuesta y el ciudadano se fue muy triste

-En eso un militar que estaba cercano a ellos y escuchaba la conversación le dice a Diógenes, yo lo se!!!

Diógenes da la vuelta y lo mira, un enorme prospecto militar, un soldado que media casi dos metros y el solo le llegaba a la mitad, con un rostro soberbio y creído por su musculatura y gallardía.

¡¡Yo vivo para servir al Cesar!! ¡¡¡He recibido de los dioses ese encargo!!!, contesto con toda seguridad.

-¿A lo que Diógenes menciona y que haces aquí, ahora? ¿Acaso un soldado no está las 24 horas acuartelado?

El soldado responde, he venido a ver a mi esposa, estar un momento con ella y luego vuelvo.

Diógenes le dice, entonces no sirves al Cesar las 24 horas, debes dar también tu tiempo a tu mujer.

¿Lo cual significa que Cesar no es lo único en tu vida, entonces para que vives?

-Bueno, desde joven siempre anhele estar en el ejército y servir al Cesar y hago lo mejor que puedo, respondió el soldado.

Diógenes le dijo, que pasaría si te sacaran del ejercito? Por ejemplo, si descubren que estas fuera del servicio a estas horas, cuando deberías estar en la formación militar, ¿qué pasa si te descubren te sacan no? ¿Si fueras expulsado del ejercito qué harías? ¿Para qué vivirías?

-No no me echarían a lo sumo me sancionarían porque yo quiero ser general, yo quiero llegar a estar cerca del Cesar y dirigir los ejércitos a la conquista de más territorios para Roma.

Diógenes le dice, y que pasa si un dia caes herido, caes en la batalla, te hieren y no puedes mas estar en el ejercito? Que pasaría?? Para que seguirías viviendo?

¡El soldado responde, no se! ¡Mi vida es ser soldado, si no lo fuera me mataría!

¿Y tu esposa? ¿Si tienes hijos? ¿Pues que pasaría?

Ah ahí cambiaria la historia, si tuviera hijos y esposa, la de ahora solo es mi mujer, esbozando una sonrisa ironica.

¿Entonces no vives solo para ser del Cesar, no vives exclusivamente para el Cesar, no es verdad entonces que estas entregado al cien por ciento y del ejercito mucho menos, tienes una alternativa, pero si ambas te faltaran? ¿Qué harías? ¿Para qué vives?

¡¡¡Ay!!! Me canse, muchas preguntas, la verdad no sé qué haría, ni para que vivo entonces!!Me has dejado sin respuesta!! Ya no se ni siquiera si quiero seguir sirviendo al ejército, mejor me voy con mi mujer

Diógenes siguió caminando entre la gente con la lampara en la mano y una mujer le dice Diógenes!! Toma algo para beber, extendiéndole una vasija de barro para beber agua.

Diógenes toma la vasija y bebe a grandes tragos el agua, al ser un dia caluroso el calor hacia mella en su humanidad. Para que vives, le dice a la mujer.

¿Que dices? Responde la mujer.

¿¡Para que vives amable mujer!?

Ay Diógenes, cuando yo crecía queria ser como mi madre! ¡¡Fuerte y esplendorosa!! ¡¡Bella mujer!! ¡¡Dio a luz a 4 hijos y a todos los crio de la mejor manera!! ¡¡Siempre quise ser como ella!! ¡Pero no pude estoy aquí en el mercado, vendiendo verduras y sirvo en lo que puedo! A veces de limpiadora de las casas de los soldados o del palacio real y recibo unas monedas, no he tenido hijos y ahora ya tengo más de la edad!! Es decir, no he podido ser madre y tampoco es que sea tan bonita.

Entonces para que vives, le responde Diógenes

Vivo por las monedas de cada dia y porque el aire es gratis, respondió.

Diógenes se quedó admirado por la franqueza de la mujer y la claridad de sus razonamientos, entonces le dice, pero que pasaria si se cerrara este mercado y nadie te quiera llevar a limpiar por la edad que tienes, pero necesitas alimentarte, agonizarías y el aire solo te da poder vivir, , entonces para que vives?

No se! ¡Solo moriría sin sentido! Dijo la mujer

Diogenes le dijo, o sea que la vida de una persona está delimitada por lo material que posea, por unas monedas que te den la oportunidad de seguir viviendo y pero vivir para qué?, para mendigar más monedas, o trabajos de limpieza, y seguir extendiendo la vida, pero vivir para que?

¡Tu no pudiste ser como tu madre, era tu ideal verdad! pero no lo has conseguido, entonces que sentido tuvo tu vida, solo la has alargado, pero por qué no tuviste hijos en su momento?

La mujer respondió, porque decía que tenía que tener algo bueno primero, un lugar acogedor, una casa para tener mis hijos y un buen hombre, lo cual no he conseguido, solo mentirosos y borrachos entonces abortaba a mis hijos

¿A lo que responde Diógenes, sacrificabas a tus hijos por un ideal? O sea no era ser como tu madre entonces tu objetivo, sino tener comodidades, al no tenerlos, los matabas para ir de acuerdo a tu plan? Pero no lo has conseguido…has pospuesto tu vida y truncado la vida de tus hijos por cuestiones materiales, dejando de lado un sueño y abortando a otros. ¿No me explico cómo sigues viviendo? ¿Para sobrevivir? ¿Sobrevivir para qué?

La mujer dio la vuelta y se fue.

Encontró por el camino a una adolescente y le dijo, oye niña !! ¿Para que vives?

-la niña responde, señor yo vivo para estudiar, para el dia de mañana ser una mujer inteligente, ser la esposa de un príncipe o de algun gran General, no quiero ser una niña tonta, ni que me engañen!!

Diógenes le pregunta y quien te asegura que estudiando conseguirás un príncipe o un general? A lo que respondió la niña, nadie!! Solo yo y mi buen olfato.

Qué pasa si tu olfato te falla y finalmente te consigues un borracho mentiroso, como le ocurrió a una señora que me comento antes, por lo cual pospuso todos sus planes.

¡¡Ah no!! A mi no me pasara eso!! ¡¡Se manejar a los hombres!!

¿Como? ¡¡Si eres recién una jovencita!! Dijo Diógenes

¡¡Mi madre me enseño!! Respondió la niña!! ¡Los hombres son tontos!! ¡¡Unas cuantas caricias y quedan atontados!!

¿Y porque quieres ser esposa de un general o un príncipe?

La adolescente le respondió porque asi tendré todas las cosas que deseo, joyas, oro, esclavos, comidas deliciosas!! ¡Y un hombre que me acompañe!

Diógenes le dice que pasaría si no consiguieras nada de eso en esta vida, ni príncipes ni general, y solo fueras una limpiadora de casas, a lo que la jovencita contesto, ni pensarlo, moriría antes!!

O sea que tu vives para tener joyas y lujos y un hombre que te haga el amor….

La niña respondió con un rostro contento siii!!! Diógenes se dio la vuelta y siguió su camino, mientras la niña quedo sorprendida con su retirada y le grito porque señor?? ¿Acaso hay algo de malo en eso? Se quedo pensativa la joven mujer.

Diógenes le dijo, no!!! El problema es pensar que las cosas te darán el sentido de la vida y las cosas son objetos inanimados, pensar en que un general o un príncipe te pueden dar la felicidad, es complicado porque ellos también tiene su pensamiento de vida, particular y que puede ser que no sea igual al tuyo. Entonces pensar que la vida solo te la va a dar una persona o un objeto, o digámosle asi, la felicidad!!! Es pensar pobremente. A ver quién eres tu!!???

Yo? ¡Responde la adolescente! Yo soy …………Helena…

¿Para qué vives? Le dice Diógenes

¡¡Ella responde para ser feliz!!

Y la felicidad te la dará unos objetos y un hombre de alto poder!!?

La joven aparece ya con un rostro desencajado y mirando al suelo, con cierta timidez, dice…..no se, la verdad me gusta mucho un jardinero que trabaja en los palacios reales y cada dia el me trae una fruta y es muy bueno conmigo. Pero solo es eso, un jardinero. ¡No me dará lo que yo quiero!

¿Porque lo amas? Responde Diógenes

Lo amo porque me trata bien, me trae siempre pequeñas cosas, y la forma en que me mira me gusta, pero no es lo que yo quiero.

O sea, estas sacrificando lo que quiere tu corazón por tus deseos lujuriosos. Entonces tampoco sabes para que vives, solo quieres ostentar y llegaras al punto de sacrificar lo que quieres con tal de tener tus caprichos, menciono Diógenes.

Helena le dijo, maestro no se para que vivo.

Diógenes se marchó y de vuelta a su lugar a orillas del rio se encontró con Alejandro Magno, quien iba de conquista.

Diógenes al verlo, le pregunto, para que vives? a lo que Alejandro Magno contesto, sabes que quiero ser como tu pero le pediré a los dioses que en mi segunda vida, porque ahora no tengo tiempo porque voy a conquistar el mundo.

Diógenes rió y dijo: “¿Una segunda vida? Quien te garantiza que habra segunda vida? ¿Has visto a alguien volver?”.

Dijo Alejandro: “No no lo he visto pero como Soy yo le pedire a los Dioses. Ahora Voy a la India a conquistar el mundo”.

“¿Y después qué?”, dijo Diógenes.

Alejandro dijo: “Descansare, con todo lo que junte descansare”.

Diógenes se rió de nuevo y dijo: “Estas mal de la cabeza. Mira yo estoy descansando ahora. No he conquistado el mundo y no veo qué necesidad hay de hacerlo. Si al final quieres descansar y relajarte ¿Por qué no lo haces ahora? Y te digo: Si no descansas ahora, nunca lo harás. Morirás. Todo el mundo se muere en medio del camino, en medio del viaje”.

Alejandro Magno agradeció el consejo de Diógenes, pero que el deber lo llamaba y no podía detenerse. Alejandro fue un gran conquistador, sin embargo, nunca descanso hasta su muerte.

Para pensar.

¿Entonces para que vives? ¿Para trabajar, trabajar para qué? ¿Para ganar dinero? ¿Ganar dinero? Para tener bienes materiales, pasarla bien, ? ¡¡En el fondo es vivir!! ¿Pero no me has respondido la pregunta para que vives?

Comments

comments