Olivia en el jardin
julio 29, 2020

Olivia y el metodo infalible para adueñarse de un hogar

Por Lys

Nunca he sido amante de los gatos, ha sido el amor que mis hijos sienten hacia ellos lo que me motivó a hacerlos parte de mi vida.

Nuestra bella Oli llegó a casa hace unos años y se convirtió en una mimosa, silenciosa y bella compañia para mis hijos; de hecho ganó mi aprecio cuando el más pequeño se refugió en ella, y esta gatita respondió con creces tornándose  su amiga y su apoyo emocional.

Nos ha entretenido con la asombrosa capacidad de cazar que tiene alejando de casa todo bicho indeseable, y nos ha deleitado con sus juegos y locuras.

Lo que tarde en descubrir es que ella muy sutilmente fue haciéndose de un espacio en mi entorno. Muy inteligentemente, y sin que yo me percate, fue convirtiéndose en ese ser infaltable en cada rincón donde yo esté presente.

Resumiendo, mis hijos siempre la quisieron, pero para ella eso no era suficiente así que, poco a poco y sin pedir permiso, fue ganándose solita un lugar en mi corazón.

Lo que la delató

Perfil de Oli
Controlando su territorio

La semana pasada caí enferma y fue allí que descubrí como esta simpática gatita vivía pendiente de mí. Desde entonces  y hasta ahora me he dedicado a observar con mayor atención sus movimientos y gracias a ello pude notar ciertos hechos que paso a detallar.

Cuando…

  • estoy acostada en la cama, ella se convierte en una pelota pegada a mi espalda.
  • estoy sentada en la cama leyendo o jugando, ella hace de mis piernas su lugar de reposo.
  • me levanto, camina unos pasos atrás y va donde sea que yo vaya.
  • si me siento a ver una película en el sofá, se acomoda lo más cerca que puede.
  • duermo (he tenido que fingir un par de veces solo por el  interés científico) se acerca a mi nariz y mi boca y luego reposa en mi espalda.
  • voy al sanitario, monta guardia en la puerta hasta que yo salga.
  • me siento a la mesa a comer, ella se sienta en la silla libre a mi lado.

Una de las cosas que más me ha llamado la atención es que ella es capaz de detectar cuando nos duele algo, cuando estamos tristes o, como en este caso, cuando estamos enfermos; y esto le causa una preocupación que la lleva a  responsabilizarse, comprometerse y montar guardia con quien está necesitando.

Cambiando mentalidades

Olivia me ha cambiado la forma de ver a los gatos. Yo los creía animales desapegados, infieles, traidores y capaces de abandonarte sin más cuando se les da la gana; y, resulta que no son así, simplemente hay que saber ver sus muestras de afecto y dejarse querer por ellos.